N° 198 Tu confianza y tu amor impiden Mi Justicia

misericordia y justicia

En el número 198 del Diario de Santa Faustina, Jesús nos dice lo siguiente: “Hija mía, tu confianza y tu amor impiden Mi Justicia y no puedo castigar porque Me lo impides“.

En primer lugar debemos tomar en cuenta que Jesús pidió a Santa Faustina que debajo de Su imagen pintasen la frase “Jesús en Ti Confío“, esto no fue un capricho de Jesús, sino un pedido especial para que todos los pecadores, (incluyéndonos), que acudiéramos a Su Misericordia entendiéramos que lo que Jesús necesita de nosotros es la confianza.

En segundo lugar Jesús en reiteradas oportunidades pide a Santa Faustina que se sumerja con amor a contemplar aunque sea por unos breves instantes Su Dolorosa Pasión y Muerte.

Es así que con estas dos poderosas virtudes, confianza y amor, Jesús hoy le dice a Santa Faustina que no puede castigar a la humanidad porque ella se lo impide.

Es tanto el amor y la confianza que Sor Faustina tiene en Jesús que por la entrega de ella Jesús es capaz de extender el tiempo de Misericordia para todos, para que podamos así alcanzar la gracia de la conversión.

Sin embargo y a pesar de que estamos informados de todo esto, pareciera que no lo comprendemos y mucho menos aprovechamos, ya que si lo comprendiéramos seriamos millones de almas en todo el mundo confiando y amando a Jesús, sin embargo esto no es así, ya que a una gran mayoría le cuesta mucho perdonar y amar a su hermano que tiene cercano (prójimo), si confiáramos en Jesús, entenderíamos que el perdón es el principal camino, si amáramos a Jesús comprenderíamos que esto se logra solo con amor.

Por consiguiente el que dice amar y confiar en Jesús pero no ama ni perdona a su prójimo, le miente a Jesús y quien miente a Jesús no tiene paz en su alma.

La confianza y el amor llevan consigo un acto de total entrega, no pueden existir mezquindades, excusas o peros, por el contrario, la confianza y el amor llevan un Fiat como el de Maria, un “hágase como tu deseas”.

Sor Faustina fue capaz de comprender esto, por ello asemeja su alma a la de Maria Santísima en la entrega, en dar sin condicionar.

Ahora bien, si Santa Faustina con su confianza y amor logra todo esto de Jesús, ¿Cuanto se podría lograr si cientos de miles de millones de almas en todo el mundo respondieran en confianza y amor como Sor Faustina?.

Lógicamente el mal dejaría de estar presente en el mundo, sería marginado por tanto bien, y eso es lo que Jesús espera en verdad de nosotros.

Seguramente alguien me dirá, pero hacer esto es imposible, y la pregunta es ¿Realmente es imposible?, ¿Como puede ser esto si tenemos de nuestro lado al quien para todo es posible?, ¿No será otra excusa para no cambiar?…

Te invito a que juntos recemos la Coronilla a la Divina Misericordia para que Dios infunda en nuestras almas el deseo de ser mejores cada día.

Dios te bendiga!!

Javier Ils

Déjanos aquí debajo tus comentarios, gracias!!

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.