N 338 El apego a las cosas mas que a Dios

En el número 338 del Diario, Santa Faustina nos dice lo siguiente:

Cuando comencé a reflexionar profundamente sobre mí, no noté estar apegada a alguna cosa, pero, como en todas mis cosas, también en ésta tenía miedo de mi misma y no me fiaba de mi misma. Cansada de este minucioso análisis, fui delante del Santísimo Sacramento y rogué a Jesús con toda la fuerza de mi alma: Jesús, Esposo mío, Tesoro de mi corazón, (142) Tú sabes que Te conozco solamente a Ti y que no conozco otro amor fuera de Ti, pero, Jesús, si tomara apego a cualquier cosa fuera de Ti, Te ruego y te suplico, Jesús, por el poder de Tu misericordia, hazme morir inmediatamente, porque prefiero morir mil veces, que engañarte una vez en la cosa más pequeña.

Mis queridos hermanos en Jesús, Santa Faustina es muy clara al respecto, ella desea que Dios este por encima de cualquier cosa, aún de las cosas mas pequeñas y esto trata de evidenciarlo en este escrito, llegando incluso pedir a Jesús, que mas le vale morir mil veces que engañarle con cualquier cosa.

No pasa esto en el mundo actual?, lamentablemente muchas almas de Dios con lo primero que le son infieles a Jesús es con el tiempo, si el tiempo que se le niega con muchas excusas para dedicarlo a la Oración.

Si las almas supieran el valor tremendo que tiene la Oración no inventarían excusas para dejar de hacerla, dejarían antes todo para dar el tiempo correcto a la misma.

Siempre hay tiempo cuando se sabe buscar, el tema es que pareciera que a Dios se lo quiere relegar. Notemos, cuando alguien nos invita a una fiesta o una boda, siempre hay tiempo, no importa día ni hora, pero incluso ante un evento así, la mayoría de los invitados va solo a la fiesta, y se pierden la verdadera fiesta que se celebra en la Iglesia, ante el Sacramento o la Santa Misa.

Triste, pero real, ese sería el primer cambio que hacemos con Jesús, sin embargo relegamos a Jesús en muchas acciones de nuestras vidas, cuando alguien nos pide ayuda y miramos para otro lado, cuando alguien nos pide consejo y no tenemos tiempo, cuando los problemas suelen enfrascarnos en nosotros mismos y no tenemos tiempo para regalar una sonrisa, cuando en mi familia estoy de mal humor, cuando no cumplo debidamente mis deberes sean cuales sean según la edad, en cada una de estas situaciones Cristo queda a un costado de nuestras vidas.

Seguramente el lector preguntara pero ¿Como, si en estos actos Dios no está?, si comprendemos la Palabra de Jesús que nos dice: todo lo que hagas al mas pequeño a Mi me lo haces, comprenderíamos y nos daríamos cuentas de cuantas veces relegamos a Jesús a un segundo plano.

El Primer Mandamiento nos dice: Amaras al Señor Tu Dios, por sobre todas las cosas.

Así de simple, así de claro, solo bastaría asimilarlo en nuestras vidas para poder comprender esta realidad y cambiarla, cuando Dios es parte de tu vida, nada te falta, todo es felicidad, claro habrán momentos difíciles, si, pero con El sales mas rápido de cualquier situación que surge, porque Dios, como el Cireneo, nos ayuda a llevar nuestra cruz, para El no existe el peso y el cansancio, para El, tu eres lo mas importante, si tu pensaras de El como El lo hace de ti, distinto sería el mundo.

Dios quiera que esta meditación que no intenta ser un juicio a nadie, sino mas bien una ayuda para cambiar nuestras malas prácticas, pueda ser fructífera en nuestras vidas. Amen

Jesús en Ti Confío!

2 comentarios

  • Maria Marina Bedoya Ortiz

    Gracias por la evangelización que me dan por este medio

  • Frank

    Saludos: desgraciadamente soy muy tacaño con el tiempo para Dios, Regatear con Dios el tiempo, negociar con Dios, suena feo pero si, si me das te doy, bien dice el príncipe de este mundo gobierna lo mundano, parra Dios no hay tiempo ni espacio, Dios les bendiga hoy y siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.