N° 810 La Coronilla, bálsamo de los agonizantes

agonizantes

En el número 810 del Diario de Santa Faustina escribe lo siguiente: “Al día siguiente, pasado ya el mediodía, cuando entré en la sala vi a una persona agonizante y supe que la agonía había empezado en la noche. Después de haberlo verificado, supe que había sido cuando se me pidió rezar. De repente oí en el alma la voz: Reza la Coronilla que te he enseñado.”

Todo aquel hermano que agoniza, vive la experiencia de la batalla final, Dios mediante la agonía (según nos refleja el Diario de Santa Faustina), da la posibilidad al alma de purificarse en ese momento.

Normalmente cuando los médicos nos avisan que nuestro familiar está en agonía, el primer reflejo de nuestra alma es pedirle a Dios que no le deje sufrir y que lo lleve lo mas pronto posible para que no sufra.

Sin embargo, este “sufrimiento” que atañe solo al alma, sirve para la purificación de esta, evitando muchas veces prolongada purificación en el Purgatorio.

Todo lo que podamos sufrir aquí acortará sin lugar a duda nuestra estancia en el Purgatorio, por ello es que ante esta visión que Santa Faustina experimenta de un alma agonizante, la voz de Jesús le dice, Reza la Coronilla que te enseñé.

Jesús ha dado esta Coronilla para la conversión de todos los pecadores, especialmente de aquellos que en agonía experimentan el cercano encuentro con Dios, muchas almas que pudiendo no merecer el Cielo por propia acción, pueden ganarlo por los méritos de esta Coronilla ofrecida por nosotros.

No importa si conocemos o no a los agonizantes, rezar por ellos ofreciendo la Coronilla no solo acorta la agonía sino que estas almas son envueltas por la Misericordia de Dios.

A veces no alcanzamos a dimensionar en nuestras mentes el gran Amor que Dios tiene por nosotros, y la cantidad de formas que El implemente para tratar de salvarnos para la Eternidad, por ello es bueno no desperdiciar ninguna Gracia que del Cielo nos es concedida.

Lógicamente para el familiar del agonizante es triste y desesperante ver a su ser amado sufrir, pero si logramos comprender que en la agonía con mis oraciones ayudo mas que pidiendo a Dios lo lleve pronto, seguramente aceptaré esta voluntad de Dios y ofreceré este santo bálsamo que es la Coronilla a la Divina Misericordia.

Yo explico de una manera sencilla la agonía en los talleres que damos para que todos aceptemos esta voluntad de Dios, diciendo lo siguiente: imaginemos que el alma agonizante está condenada a ir al Purgatorio hasta el fin del mundo, sin embargo Dios en Su Misericordia quiere ahorrar esta pena y el alma acepta esta agonía que puede ser de horas o de días, la Coronilla lo que hace es acortar el tiempo de esta agonía, ya que se ofrece a Dios a cambio de la misma, por ello cada vez que Sor Faustina se enteraba de un agonizante enseguida corría a busca su rosario para rezarla, y horas mas tardes esta alma partía a la presencia de Dios.

Esta alma que imaginamos estaba condenada al Purgatorio hasta el final del mundo, al haber aceptado su agonía, seguramente envuelta por la Misericordia de Dios se ha librado de la pena del Purgatorio gozando ya de la presencia de Dios en el Cielo.

Nos basamos en esto dado a que al finaliza el escrito del Diario de Santa Faustina que hoy estamos meditando ella misma anota lo siguiente: “De súbito, la agonizante abrió los ojos y me miró y no alcance a rezar toda la Coronilla porque ella murió con una misteriosa serenidad“. Es aquí donde podemos apreciar la Misericordia de Dios y la veracidad del efecto de este bálsamo que es la Coronilla a la Divina Misericordia.

Te invito a que en el día de hoy, ofrezcamos la Coronilla a la Divina Misericordia por todas las almas agonizantes que van a morir en este día, para que todas puedan encontrarse con la Misericordia de Dios que les haga ganarse el Cielo Eterno, Amen.

Dios te bendiga!

Javier Ils

Déjanos tus comentarios aquí debajo, gracias.

 

 

 

 

3 comentarios

    • Admin1966 en julio 19, 2016 a las 6:27 pm
      Autor

    La Coronilla de la Misericordia o Rosario de la Misericordia, es un bálsamo para los agonizantes. Si entras por los títulos subrayados del escrito puedes escucharla
    Dios contigo!!

  1. Hno.,Javier,en Cristo Jesús,gracias por este bendecido taller,por la ayuda espiritual,nos guía en los pasos a seguir en momentos de un ser en agonía,rezando la Coronilla de la Divina Misericericordia.Gracias nuevamente.luisa julia.

    • Dalila Maltez en julio 19, 2016 a las 8:23 am

    La Coronilla, bálsamo de la misericordia, cual es?

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.