N° 1576 Entre Yo y tu hay un abismo sin fondo que separa al Creador de la criatura

creacion

En el número 1576 del Diario de Sor Faustina, Jesús nos dice lo siguiente: ” Has de saber, hija Mía, que entre Yo y tú hay un abismo sin fondo, que separa al Creador de la criatura, pero Mi misericordia nivela este abismo. Te elevo hacia Mi, no por necesitarte, sino únicamente por misericordia te ofrezco la gracia de la unión.”

Tal y como vemos expresado por el mismo Jesús, entre Dios y nosotros hay un abismo sin fondo, esto es producido por el pecado que nos aleja constantemente de nuestro Creador.

Sin embargo Su misericordia es la que allana ese abismo para que podamos alcanzar la eternidad con El.

La vida, con el sin fin de propuestas que tiene para alejarnos y separarnos de Dios, a mayor modernización, mas es la separación que se abre, ¡que ilógico que es el hombre!, debería aprovechar tanta tecnología y avance para crecer no solo intelectualmente sino de manera espiritual, sabiendo que toda Ciencia y Conocimiento es dado al hombre por el mismo Dios, sin embargo esto no es así a mayo Ciencia y Conocimiento el hombre crece en su soberbia de todopoderoso y se aleja de Dios.

El llamado de Jesús en este escrito de Santa Faustina que meditamos hoy es una clara invitación a reconocer nuestros errores y a vivir una conversión en nuestras vidas para que de este modo nuestro destino final este junto a El, eternamente.

Jesús también nos indica claramente que no es que Dios necesite de nosotros para ser tal, es en ese amor infinito e infinita misericordia en que ayuda al hombre nivelando el camino en favor nuestro para elevarnos al punto de poder alcanzarlo, porque francamente si no fuera así nunca podríamos llegar a El.

La Nueva Era (New Age) engaña al hombre haciéndole creer que es Dios, y aquí Jesús nos habla de que ofrece la gracia por medio de la misericordia para unirnos a El, no para ser El, sino para que seamos uno con El.

A no dejarse engañar hermanos, el Camino al Cielo es difícil si lo queremos hacer a nuestra manera, pero muy sencillo si nos adherimos al plan salvífico de Jesús, que en Su Misericordia no desea que nadie quede fuera de la salvación eterna.

Cristo no dio la vida para salvarnos temporalmente, sino que pagó el precio con Su infinito amor por nuestra salvación permanente. Esa salvación que con nuestro pecado rechazamos.

Te invito a que juntos recemos la Coronilla a la Divina Misericordia, pidiendo a Jesús primero perdón por nuestras constantes ofensas y en segundo lugar que nos ayude a ser constantes en nuestro caminar hacia El y nuestra eternidad con El. Amén.

Dios te bendiga!!

Javier Ils

Déjanos tus comentarios en el formulario al pié de esta página, gracias!!

3 comentarios

    • sonia en julio 22, 2016 a las 1:44 am

    La divina Misericordia de Dios

  1. Gracias hermano Javier,por la constancia y el amor de entrega a nuestro amado Jesús Misericordioso y vuelcas en nosotros tu sabiduría y amor .Jesús en ti confío!.

    • Elvia en julio 21, 2016 a las 1:40 pm

    Javier que siempre tengas la bendicion de la divina misericordia. Gracias por guiarnos con amor y rectitud en los caminos del señor. Gracias por enseñarnos a ser fieles debotos de El Señor de la divina misericordia. Y yo siempre a tu lado Javier aprendiendo cada dia de ti desde hace poco mas de 10 años en tu portal de San Gabriel.
    Te envio un calido abrazo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.