«

»

Jul 30 2016

N° 206 Reúne a todos los pecadores del mundo entero y sumérgelos en el abismo de Mi misericordia

banner misericordia

En el número 206 del Diario de Santa Faustina, Jesús nos dice lo siguiente: “Al día siguiente, después de la Santa Comunión oí la voz:  Hija Mía, mira hacia el abismo de Mi misericordia y rinde honor y gloria a esta misericordia Mía, y hazlo de este modo: Reúne a todos los pecadores del mundo entero y sumérgelos en el abismo de Mi misericordia. Deseo darme a las almas, deseo las almas, hija Mía. El día de Mi Fiesta, la Fiesta de la Misericordia recorrerás el mundo entero y traerás a las almas desfallecidas a la fuente de Mi misericordia. Yo las sanaré y las fortificaré.”

En primer lugar Jesús señala a Santa Faustina que vea hacia el abismo de Su misericordia y que le rinda honor y gloria, esta misma invitación la hace extensiva a todo aquél que desee ser Apóstol de la Misericordia, para ello hay que tratar por todos los medios posibles de alejarse del pecado, de sufrir una transformación, una conversión completa en donde sea visible una verdadera humildad y sencillez, de esta forma se rinde honor y gloria a la misericordia que Jesús siente por cada uno de nosotros.

Solo una confianza ciega en Jesús es capaz de lograr esto, ya que lo que a nosotros nos cuesta dejar, en El se hace posible, el pecado esta arraigado en nosotros y cual higuera no damos frutos, solo Jesús es capaz de fortalecernos para arrancar de raíz el pecado y así dar fruto en abundancia.

Una vez que sufrimos esta transformación en nosotros, estaremos en el camino de Santa Faustina (hacia la santidad), entonces podremos nosotros también reunir a todos los pecadores y sumergirlos en este abismo de misericordia que Jesús tiene para todo el mundo, de esta forma todo el mundo será transformado.

Pareciera para el intelecto humano, que este pedido de Jesús es imposible, dado a que viendo como está el mundo en la actualidad, suena a una misión idealista, sin embargo lo que nuestro intelecto no alcanza a comprender, en Jesús es simple y fácil.

El siendo infinito, sin límite alguno, no podría pedirnos a nosotros, seres limitados una misión tan grande si El no estuviera en ella, ya que no será por nosotros el que se pueda cumplir sino por el mismo Jesús quien ya nos lo ha probado que es posible entregando Su vida por nosotros y pagando el precio de la salvación por el mundo entero.

En segundo lugar Jesús nos menciona que la fiesta de Su misericordia es el día preciso donde El fortalecerá y sanará a todos los pecadores especialmente a los desfallecidos, a los que creen que no tienen esperanza.

En este Año Jubilar, vivimos diariamente la Fiesta de la Misericordia, la Coronilla a la Divina Misericordia es la forma mas simple de sumergir a todas las almas del mundo al abismo de la misericordia.

La constancia en esta oración dada por el mismo Jesús, se atrae todo este caudal de misericordia para todas las almas, incluso aquellas que nada sepan sobre la misericordia.

Así mismo la otra forma de atraer a las almas a la fuente de la misericordia, es difundir esta invitación de Jesús, cuantas mas almas se sumen a rezar, mayor será la fuerza de esta oración y mas prontamente se llevará a cabo este deseo de Jesús.

Todos estamos invitados a enseñar a nuestros hermanos el Amor y la Misericordia que Jesús tiene para dar a raudales.

Jesús desea entregarse a todas las almas, El desea que nadie quede afuera de esta tabla de salvación, la última que se ofrecerá a toda la humanidad, debemos comprometernos y esforzarnos a que este deseo de Jesús se cumpla tal como es Su voluntad ya que las fuerzas del demonio están continuamente intentando sabotear los planes de Jesús.

La Coronilla a la Divina Misericordia le arrebata miles de almas al demonio cada vez que es rezada, la constante oración hace que estas almas arrebatadas permanezcan en el Camino de Jesús y no se desvíen, así mismo continua siendo un imán que atrae a mas y mas almas.

Seguramente el mismo demonio buscará inducirnos en tentación haciendo que por cualquier medio dejemos de rezar la Coronilla a la Divina Misericordia, porque de esta forma sabe que recobra fuerzas para reconquistar a los que por medio de la oración se le ha logrado arrebatar.

Ser Apóstol de la Misericordia lleva consigo el compromiso de no anteponer nada a la Oración diaria de la Coronilla, de esta forma la total conversión del mundo será un hecho.

Te invito en este día a rezar la Coronilla a la Divina Misericordia, pidiendo a Jesús nos de las fuerzas de prevalecer en nuestro compromiso con El rezando diariamente por el mundo entero. Amén.

Te invito a sumarte a nuestro listado de hermanos rezando diariamente por la paz del mundo.

Dios este contigo!!
Javier Ils

Déjanos tus comentarios en el formulario al pié de esta página, gracias.

1 comentario

  1. Victor Tulio Garcia Chacon

    Cada dia que rezamos la coronilla seva acercando mas a la misericordia y se siente el cambio . Hay que seguir para que Nuestro Senor Jesuscristo nos transforme mas y mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>