«

»

Jul 01 2016

N° 1316 Necesito sacrificios hechos por amor

sacrificio de amor

En el número 1316 del Diario de Santa Faustina, Jesús nos dice lo siguiente: “Hija Mía, necesito sacrificios hechos por amor, porque solo estos tienen valor para Mi. Es grande la deuda del mundo contraída Conmigo, la pueden pagar las almas puras con sus sacrificios, practicando la misericordia espiritualmente“.

Tal y como leemos las palabras que Jesús dice a Sor Faustina, Jesús necesita sacrificios de verdadero amor porque de no ser así estos no tienen valor para El.

Prácticamente todas las personas en el mundo tienen algo por lo cual sufren, sea físico o espiritual, el tema es que la mayoría de las personas sufren pero al mismo tiempo reniegan de sus sufrimientos, pocos o casi nadie quiere sufrir y mucho menos aceptar los sufrimientos.

Sin embargo si lo viéramos desde otro punto de vista, comprenderíamos que aunque reneguemos del sufrimiento, este no cesa o pasa con tan solo renegar de el, y sin embargo si el tiempo que utilizamos para renegar de el sufrimiento lo utilizáramos para ofrendarlo a Jesús por la conversión de todos nosotros pecadores, este sufrimiento no solo pasaría mas rápido, sino que también daría frutos de conversión.

Jesús nos dice también, que solo almas puras pueden, con sus sacrificios, practicar la misericordia espiritual, pero también nos recuerda que todos, hemos contraído una deuda con El por el precio pagado con Su Pasión por la salvación por cada uno de nosotros.

Jesús desea que todos dejemos a un lado, el pecado, nuestra vida de liviandades o comodidades,  que aprendamos a aceptar el sufrimiento y ofrecerlo en un acto de verdadero amor.

Ahora bien, alguno probablemente pregunte ¿Entonces tenemos una deuda con Jesús, no es que El lo hizo por amor?, la respuesta es si, Jesús murió en la cruz por un acto de verdadero amor por nosotros, y la lógica es que corresponda al amor con amor y no con indiferencia.

Hay un viejo refrán que reza: “Amor con amor se paga”, no es una deuda monetaria la que reclama Jesús, sino precisamente una deuda de amor, y como El es el amor mismo, debemos corresponderle con actos de amor, haciéndole sentir así nuestra compañía en todo momento.

Para algunos el tener que preparar una comida o cena para la familia es un acto de sacrificio muy grande, puede que como se venga del trabajo o de la actividad diaria cansados, sea mas difícil disponer de un tiempo para hacer una comida que alague a toda la familia. Muchas veces he oído que algunas esposas hacen la comida a regañadientes, este es un sacrificio entonces, si esta comida o cena se realiza con alegría, cantando o rezando, ese acto se convertiría en un sacrificio de amor.

Este es un pequeño ejemplo de tantos que diariamente vivimos y no nos damos cuenta, solo sentimos que sufrimos, queremos ser consolados, que este sufrir pase pronto, pero no aprovechamos estas situaciones para ganar para la Vida Eterna.

Hacer un cambio en nuestras vidas, tornando en positivas las situaciones que normalmente veríamos con pesimismo, de esta forma comenzamos a unirnos espiritualmente a Jesús.

Te invito a rezar la Coronilla a la Divina Misericordia, pidiéndole a Jesús nos ayude a tener un corazón abierto para escuchar Su voz y que esta transforme nuestras vidas.

Dios te bendiga!!

Javier Ils

Déjanos tus comentarios aquí debajo, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>