«

»

Sep 18 2016

N° 780 Que lastima me dan los hombres que no creen en la vida eterna

santisima-trinidad

En el número 780 del Diario de Santa Faustina ella nos dice lo siguiente: “Oh Dios mío, que lastima me dan los hombres que no creen en la vida eterna; cuánto ruego por ellos para que los envuelva el rayo de la misericordia y para que Dios los abrace a su seno paterno. Oh amor, oh rey.”


Aunque al leer esto que nos dice Santa Faustina nos quedemos mirándolo sin casi creerlo lamentablemente es así en una sociedad como es la actual tan bien informada, parece mentira que haya tan gran desinformación sobre la vida eterna la cuál es la mas importante ya que como su nombre indica es mucho mas prolongada que la vida terrena, porque la vida eterna es para siempre luego de que pase esta vida terrenal.

Antes cuando alguien estudiaba para ser algo en la vida, dentro de la formación estaba toda la información que era requerida para cumplimentar su estudio, así obteníamos personas idóneas a la formación tomada.

Hoy sin embargo se estudia sin que esto se refleje en los seres humanos, especialmente humanidad, esa materia parece que muy pocos la toman o poco la incluyen en las carreras porque en todos los aspectos de la vida si algo les falta en la formación es humanidad.

Es por esta razón y por lo propagado por la nueva era, que quizás la mayoría se sienta una especie de dios en la tierra y por esta razón ya una gran mayoría no crea en la vida eterna.

Muchos dicen que esta vida es el Infierno y otros dicen que aquí se paga todo, eso es porque como dijimos antes, no se está verdaderamente formados, y por ello intentan buscar situaciones que se acomoden el pensar de cada quién.

Sin embargo quienes afirman que esta vida es el Infierno, seguramente nunca han estado en el y probablemente tampoco crean de que existe, por ello quieren trasladarlo a esta vida, verdaderamente la vida terrena es difícil en algunas oportunidades, pero nada es comparable al verdadero Infierno, esto no se parece si a la sombra del mismo verdaderamente, como podemos leer al respecto sobre los escritos de Santa Faustina o de otros tantos santos y místicos a los cuales Dios ha permitido estar en este lugar para que nos lo cuenten.

Así mismo tampoco aquí se “paga” todo como se dice comúnmente por ahí, ya que si bien Dios nos da el libre albedrío para que podamos arreglar nuestras deudas físicas y espirituales antes de partir, quienes no hayan arreglado todo sin duda alguna tendrá que pasar algún tiempo en el Purgatorio para completar la Purificación y pagar todo lo que se debe antes de entrar al Cielo definitivamente. Aquí también seguro que el que piensa así es porque no tiene la debida formación para darse cuenta que las situaciones que nos tocan vivir no son situaciones por nuestras “deudas” acumuladas, sino que son frutos y consecuencias del pecado al que estamos atado.

El pecado nos ata y hace vivir situaciones, casi siempre de dolor, causales de nuestros continuos equívocos en los pasos que damos por la vida terrena, claro es mas fácil pensar que todo se paga aquí o que aquí se sufre para pensar que al morir merecemos toca compasión y como dicen algunos, Dios solo te premiara porque aquí has sufrido mucho. Eso es una real y verdadera mentira, porque como explicamos el sufrimiento aqui, o bien se debe a causales de nuestras acciones y pecados o bien se debe a causales y pecados de personas que amamos, las cuales nos heredan estas situaciones dolorosas.

Como he expresado en otros escritos, muchas veces nuestra razón no alcanza a comprender plenamente los Caminos que Dios tiene, a veces somos elegidos como almas víctimas por el mismo Dios para que otros sean purificados aquí por nosotros, para que puedan alcanzar la Gracia de la conversión, que por si mismos no lograrían, hasta allí es capaz de alcanzar la misericordia de Dios, que viendo que alguien no puede, Él provee sea ayudado por alguien mas, cercano a esta persona, para que por méritos de uno se salve el otro.

Si tomamos como base lo dicho por Jesús: “Amense los unos a los otros, como Yo los he amado”, podremos comprender esto, ya que todos somos unos con Dios, y por consiguiente la oración de unos apoyan a los otros y viceversa.

No obstante y mas allá de estas situaciones la vida eterna existe, prueba es de que Jesús ha venido a hablarnos de ella, y lo sigue enseñando en el Diario de Santa Faustina, para que comprendamos que debemos atesorar para esa vida eterna y no para esta vida terrena que para los Cielos es tan fugaz como una estrella.

Poco antes de partir de este mundo, Jesús dijo a los Apóstoles que Él debía marcharse para prepararnos habitaciones en la Casa de Su Padre, así mismo dijo que Él debía volver al Padre, ante los jueces dijo que Su Reino no era de este mundo, todo esto y mucho mas para prepararnos a cada uno para esa vida eterna que viviremos con Él, o sin Él si elegimos lo contrario.

Yo siempre digo a mis hermanos, hay algo que es seguro la eternidad la tenemos ganada, ahora lo que nos falta confirmar es si con Dios o sin Él y esto dependerá pura y exclusivamente de nuestra forma de movernos y actuar en este mundo.

Te invito en este día a rezar la Coronilla a la Divina Misericordia, a ti que crees en la vida eterna, pidiéndole a Jesús por todos aquellos que aún no creen en ella para que el Señor toque estos corazones tibios y los haga arder en amor a Él. Amén.

Dios este contigo!
Javier Ils

Déjanos tus comentarios en el formulario al pie de esta página. Muchas gracias!!

 

 

 

2 comentarios

  1. Victor Tulio Garcia Chacon

    Si nuestros hermano(as) supieran la verdad de todo los tesoros que la Iglesia nos da por medio del Senor, no saben nada les falta uducacion religiosa, antiguamente nos criaron en la fe en Dios Padre Celestial gracias a nuestros Padres vivimos orgullosos de perteneser a la Iglesia Catolica.pido mucho por los que no creen hay que rezar mucho por los pecadores. Amen

  2. Luisa Julia

    ETERNA ES TÚ MISERICORDIA,ILUMINA LOS CORAZONES,ESPECIALMENTE LOS A LOS FRÍOS Y
    EQUIVOCADOS,Y LLEGUE A ELLOS ,LA CONVERSIÓN.
    SEAS POR SIEMPRE BENDITO Y ALABADO MI JESÚS SACRAMENTADO.AMÉN,AMÉN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>