«

»

Sep 07 2016

N° 584 Oh, si las almas quisieran escuchar Mi voz cuando les hablo

Jesus hablando

En el número 584 del Diario de Santa Faustina, Jesús nos dice lo siguiente: “Cuando contemplas en el fondo de tu corazón lo que te digo, sacas un provecho mucho mayor que si leyeras muchos libros. Oh, si las almas quisieran escuchar Mi voz cuando les hablo en el fondo de sus corazones, en poco tiempo llegarían a la cumbre de la santidad”.


Jesús está instruyendo a Sor Faustina, formandola para ser un Apóstol de Su Misericordia, por medio de ella también desea formarnos a nosotros para que a imitación de Santa Faustina nosotros vivamos y disfrutemos la misericordia en nuestras vidas y con todos aquellos que nos rodean.

Es así que como nos muestra en este número del Diario, Jesús nos habla cada día a cada instante, y en esta oportunidad Jesús se queja de que no le escuchamos como deberíamos.

A nuestro Señor le es muy grato el instruirnos diariamente para que prontamente alcancemos la santidad, este camino que está reservado para alcanzar la Vida Eterna junto a Él, sin embargo los “ruidos” del mundo, nos ensordecen y no podemos escuchar con claridad el camino a seguir.

Quizás por ello la gran mayoría erra el camino, otros distraídos con las cosas del mundo directamente ya están sordos y no oyen.

Muchas personas, creen que a Jesús solo se le encuentra en libros, otros piensan que hay que buscarlo de manera incansable, sin embargo Jesús está allí de manera sencilla y simple al alcance de todos, y el secreto no es buscarlo, es dejarse encontrar por Él.

Siempre Jesús está a nuestro alrededor, ya que Él no es un Dios lejano, sino por el contrario está al alcance de nuestra mano, prueba de ello es que se hizo Hombre entre los hombres y habitó entre nosotros.

Es el pecado del mundo el que pone una barrera entre Jesús y nosotros, nosotros que preferimos mas la comodidad del pecado, abrimos un abismo entre Dios y cada uno de nosotros.

Si el pecado no existiera no habría barrera alguna para que continuamente nos encontráramos con Dios.

Podemos leer todos los libros de vidas santas, ver todas las películas que nos hablen de Dios, rezar todas las oraciones conocidas o por conocer, pero si no amo, no conoceré a Dios desde Su misma esencia.

Es por ello que Jesús afirma a Santa Faustina que si le escucha con el corazón, saca un mayor provecho, ya que Jesús se hace uno para cada uno de nosotros y nos habla de una forma única y personal a cada uno.

A veces estamos tan distraídos rezando o leyendo sobre Él que no nos damos cuenta de que El nos está hablando, y esto pasa mas a menudo de lo que nos imaginamos.

Estar alertas y atentos para cuando Jesús quiera hablarnos es parte de nuestro deber, ya que en Él encontraremos fácilmente el camino a la santidad.

En el Evangelio nos deja dicho: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”, entendiendo esto comprendemos que la mejor forma de llegar a la Santidad es directamente con Él.

No se quiere decir con esto de que se deje de rezar o de leer, sino que no debemos descuidar mientras hacemos estas cosas el preciso momento en que Jesús quiere hablarnos.

Jesús nos expresa en otros escritos de que El muchas veces nos habla a través de nuestra conciencia, debemos estar atentos a los consejos que El quiere darnos para nuestro bien.

La oración es precisamente otro momento oportuno para escucharle, luego de hablar nosotros debemos dejar un tiempo de silencio para que Él nos hable, no debemos ser cerrados al diálogo con Jesús, por el contrario, saber callar hace propicio el saber escuchar.

Te invito a rezar en este día la Coronilla a la Divina Misericordia, para pedirle perdón a Jesús por las veces que Él nos habla y estamos sordos. Así mismo pedirle nos conceda el don del Entendimiento para saber discernir cuando Él dialoga con nosotros. Amén.

Dios este contigo!!
Javier Ils

Déjanos tus comentarios en el formulario al pie de esta página, muchas gracias!!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>