«

»

Sep 09 2016

N° 1702 Permitiré destruir los conventos y las iglesias

iglesia-catolica-en-siria

En el número 1702 del Diario de Santa Faustina, Jesús nos dice lo siguiente: “Al final del Vía Crucis que yo estaba haciendo, el Señor Jesús empezó a quejarse de las almas de los religiosos y de los sacerdotes, de la falta de amor en las almas elegidas. Permitiré destruir los conventos y las iglesias. Contesté: Jesús, pero son tan numerosas las almas que Te alaban en los conventos. El Señor contestó: Esta alabanza hiere Mi Corazón, porque el amor ha sido expulsado de los conventos.

Almas sin amor y sin devoción, almas llenas de egoísmo y de amor propio, almas soberbias y arrogantes, almas llenas de engaños e hipocresía, almas tibias que apenas tienen el calor suficiente para mantenerse vivas. Mi Corazón no puede soportarlo. Todas las gracias que derramo sobre ellas cada día, se resbalan como sobre una roca. No puedo soportarlas, porque no son ni buenas ni malas. He instituido conventos para santificar el mundo a través de ellos. De ellos ha de brotan una potente llama de amor y de sacrificio. Y si no se convierten y no se inflaman de su amor inicial, las entregaré al exterminio de este mundo…..

¿Cómo podrán sentarse en el trono prometido, a juzgar el mundo, si sus culpas pesan más que las del mundo? Ni penitencia ni reparación…. Oh corazón que Me has recibido por la mañana y al mediodía ardes de odio contra Mi bajo las formas mas variadas. Oh corazón, ¿habrás sido elegido especialmente por Mí para hacerme sufrir más? Los grandes pecados del mundo hieren Mi Corazón algo superficialmente, pero los pecados de un alma elegida traspasan Mi Corazón por completo….


Nuevamente podemos leer en el Diario de Santa Faustina una gran queja de Jesús con respecto a los Sacerdotes, Religiosos y Religiosas, almas escogidas por Él para la salvación del mundo entero y así mismo Jesús nos habla en tono profético sobre lo que ocurrirá si esto no cambia de rumbo.

Esta queja de Jesús es una de las mas claras y notorias que existen en el Diario, si bien todas las quejas que Jesús nos describe, siempre es claro para decirlo, en está es muy explícito, posiblemente para que a cada quien que le toca su parte reflexione al respecto y vuelva al camino trazado por el Señor.

Jesús no imagina todo esto, Él sabe sobradamente lo que ocurre hasta en lo más recóndito del corazón humano, nada puede escondersele a Él, aunque hipocritamente nos vistamos con un manto de piedad.

Muchos Sacerdotes en el mundo, incluso el mismo Santo Padre reconocen los errores que se han cometido y que en muchos lugares aún se siguen cometiendo.

Ahora bien por estos actos no puede juzgarse a la Iglesia de Cristo, sino la individualidad de cada persona que Llamada por Jesús a unirse a sus filas para hacer el bien, opta de manera personal hacer “su propio juego”, sin importarle al servicio al cuál fue llamado/a.

Ahí está la cuestión del problema, normalmente metemos todo en una misma bolsa y hacemos leña del árbol caído.

La caída individual de seminaristas, sacerdotes, religiosos o religiosas, es una clara razón de falta de fe en aquel que todo lo puede y les ha llamado y por supuesto es una total falta de compromiso al haber aceptado un llamado y una misión la cuál no es aceptada con la humildad y disposición que se debería.

Jesús es claro en esta queja, no se necesita agregar mucho mas al tema, ya que en esta queja si la vemos tal y como debemos verla, Jesús está llamando a entrar en la verdadera razón para que en cada uno de los conventos o iglesias vuelva a reinar el amor, vuelva a Reinar Él.

Cuando se lee a Jesús de que permitirá que sean destruidos conventos e iglesias, en seguida se asocia esto a la persecución, sin embargo el mismo clima, terremotos, tsunami, etc. están cumpliendo de a poco este anuncio de Jesús.

Necesitamos con urgencia en los conventos e iglesias almas que profesen el verdadero amor y entrega, que no se aprovechen de las circunstancias para creerse mas o mejores protegidas y poder actuar con impunidad, necesitamos almas consagradas a la oración, al verdadero ayuno, no al nuevo “ayuno eclesiástico” que es un ayuno a “medida”, habría que preguntarle al Santo Cura de Ars como eran sus ayunos y entregas y ahí nos daremos cuenta de que los “ayunos” de hoy no sirven para la reparación.

Me abstengo de dar toda propia opinión, solo me baso en la lectura de este número del Diario de Santa Faustina, que habla por si solo, no es necesario ni quitar ni agregar palabra alguna como dije en un principio, Jesús es muy claro y directo en lo que indica aquí, faltaría ver si este mensaje dado por Jesús a Santa Faustina encuentra hoy el verdadero eco que Él desea en los corazones de aquellos y aquellas a las que Él ha llamado para santificar el mundo, están cumpliendo en la realidad con este llamado o mas bien se están dejando llevar por la vorágine del mundo.

Nunca olvidemos que Jesús no muda Sus Palabras ni cambia Sus principios, Él es y será el Alfa y Omega de toda la Creación.

A nosotros, laicos, nos corresponde el deber de no criticar tanto y doblegar nuestros esfuerzos en la Oración para que este mensaje de Jesús llegue a todas las almas Consagradas para que escuchen la Voz de Nuestro Señor.

Te invito en este día a rezar la Coronilla a la Divina Misericordia, pidiendo a Jesús que inflame a estas almas con Su amor para que permanezcan en fidelidad a Él. Amén.

Dios este contigo!
Javier Ils

Déjanos tus comentarios en el formulario al pie de esta página, Muchas gracias!!

 

1 comentario

  1. Guillermo Leon Rueda

    Buenos días: cordial saludo, si, en mi oración diaria nunca falta mi suplica por la conversión de los sacerdotes religiosos y religiosas junto con la coronilla de la misericorda los invito a orar mas fervientemente por estas almas consagradas para que puedan cumplir el plan que Dios tiene para ellas, saludos con sabor a café, el mejor del mundo COLOMBIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>