«

»

Sep 28 2016

N° 1120 Pero siento que tampoco Dios puede ser feliz sin mi

primavera

En el número 1120 del Diario, Santa Faustina nos dice lo siguiente: “Al salir del jardín veo cómo todo respira la alegría de la primavera. Los arboles en flor emanan un perfume embriagante; todo pulsa de alegría y los pajaritos, cantando y gorjeando, adoran a Dios y me dicen: Alégrate y goza, Sor Faustina, y mi alma está en las tinieblas y en el tormento. Mi alma es muy sensible al susurro de la gracia, sabe hablar con todo lo que está creado y lo que me rodea y sé por qué Dios ha adornado así la tierra…. Pero mi corazón no puede regocijarse, porque el Amado se ha ocultado y no descansaré hasta encontrarlo…. No sé vivir sin Dios, pero siento que tampoco Dios puede ser feliz sin mi, aunque Él se basta a Sí Mismo absolutamente….”


Evidentemente Dios siempre se manifiesta a través de la Creación, solo que a veces no disponemos del tiempo suficiente para ver a Dios donde Él quiere que lo encontremos.

Santa Faustina nos hace detener en este escrito alentándonos también a buscar al Amado que se oculta entre las flores, el canto de los pájaros, en la alegría, Sor Faustina está viviendo un momento de tinieblas y tormentos en su alma, pero esto no causa que siga siendo sensible a la gracia de Dios.

Por ello le busca en todo lo que le rodea, a diferencia de nosotros que cuando no sentimos a Dios, reclamamos Su presencia, ella quiere encontrarle y no se cansará en la búsqueda de Dios.

Aquí podemos ver un lazo de unidad espiritual entre San Francisco y Santa Faustina, ya que ambos tienen ese don de poder comunicarse con la Creación, esto se logra con gran humildad en el alma, en la búsqueda constante de Dios.

Dios debe ser el centro y preocupación de nuestras vidas, debe ser el norte de nuestra brújula espiritual hacia donde siempre nos dirijamos, ya que con Él jamás perdemos nuestro rumbo.

Jesús nos dijo en el Evangelio: “Busca primero el Reino de Dios y Su Justicia, y lo demás vendrá por añadidura”, precisamente que Dios sea el centro de nuestras vidas y que Él sea nuestra diaria preocupación, porque todas las cosas pasarán mas Dios no pasará jamás y tendremos que desde este valle de lágrimas ir planeando una eternidad junto a Él.

El problema con nosotros ocurre que con tanta prisa con la cual vivimos no tenemos tiempo para detenernos a buscar a Dios en la Creación, así vivimos nuestras vidas sin casi ver, perdemos tiempo en otras cosas que no tienen un sentido verdadero, y las cosas importantes pasan por nuestro lado sin que las apreciemos.

Así Jesús decía en el Evangelio, “Tienen ojos y no ven, oídos y no oyen”, decimos buscar a Dios, pero muchas veces se le busca en el lugar incorrecto, es por eso que no se le puede hallar.

Ahora bien alguien me dirá que Dios está en todos lados, y esto es verdad, pero nosotros no lo encontramos en todos lados, sino mas bien donde Él desea ser encontrado cuando lo buscamos con la verdad en nuestros corazones.

Santa Faustina dice que ella no puede vivir sin Dios,  igual que cada uno de nosotros, pero dice algo mas que es importante, que siente que Dios no puede ser feliz sin ella, aunque claro, Dios se basta a si mismo.

Esto es también verdad, Dios nos ama tanto, es tan misericordioso con nosotros, que Su mayor felicidad somos cada uno de nosotros, sus hijos, toda la Creación la ha realizado por el amor que tiene por el hombre, Dios ama sin medida y en la misma cantidad al amor, es misericordioso.

Por ello la mayor felicidad de Dios es que constantemente le busquemos a Él, que Él ocupe todo nuestro pensamiento, que todo lo hagamos por Él y para Él, porque obviamente si así actuamos, no cometeríamos pecado alguno.

Te invito a rezar en este día la Coronilla a la Divina Misericordia, pidiéndole a Jesús nos ayude a tenerle presente a cada instante de nuestras vidas, que sepamos entregarnos a Él a través de la confianza, y que le busquemos constantemente para que sea el Centro de nuestras vidas. Amen.

Dios este contigo!
Javier Ils

Déjanos tus comentarios en el formulario que está al pie de esta página. Muchas gracias!

 

 

 

 

 

1 comentario

  1. Elena

    Mi Señor Misericordioso, GRACIAS por Tu compañia, por librarnos del mal, por cuidarnos y darnos tu amor y proteccion en nuestro viaje (antes,durante y despues) y luego ya en casa. Gracias por mi,los mios y todos los que amo y por los que tengo en mi corazon.
    Ayudanos a ser cada dia mejores, AMAR mas y JUZGAR menos Tennos dentro de tu palma y que tu preciosisima sangre nos limpie, purifique, sane, nos preserve del mal y nos de paz y luz….y podamos esparcirla a otros. Regalanos PAZ y LUZ a todos y al planeta TIERRA.
    Bendicenos siempre Señor Jesus, Salvador nuestro, hermano, Maestro, amigo, Hijo de Dios, a mis esposo, hijos,hijos de cariño, hermanos, familia, amigos, conocidos, preparadores de cadenas , a todos los que oramos y a mi tmbn.
    AMEN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>