N° 1572 Las tres de la tarde hora de la Misericordia

tres de la tarde

En el número 1572 del Diario de Santa Faustina, Jesús nos dice lo siguiente: “Te recuerdo, hija Mía, que cuántas veces oigas el reloj dando las tres, sumérgete totalmente en Mi misericordia, adorándola y glorificándola; suplica su omnipotencia para el mundo entero y especialmente para los pobres pecadores, ya que en ese momento se abrió de par en par para cada alma. En esa hora puedes obtener todo lo que pides para ti y para los demás. En esa hora se estableció la gracia para el mundo entero: la misericordia triunfó sobre la justicia. Hija Mía, en esa hora procura rezar el Vía Crucis, en cuanto te lo permitan los deberes; y si no puedes rezar el Vía Crucis, por lo menos entra un momento en la capilla y adora en el Santísimo Sacramento a Mi Corazón que está lleno de misericordia. Y si no puedes entrar en la capilla, sumérgete en oración allí donde estés, aunque sea por un brevísimo instante. Exijo el culto a Mi misericordia de cada criatura, pero primero de ti, ya que a ti te he dado a conocer este misterio de modo más profundo.”

Como podemos apreciar en este escrito de Santa Faustina, podemos ver el pedido específico de parte de Jesús de su preferencia sobre las tres de la tarde, como horario para rezar la Coronilla a la Divina Misericordia.

No hay un capricho en este horario elegido por Jesús, sino que es la hora precisa en que El expira y en ese mismo momento se abren de par en par las puertas de la Misericordia Divina.

Vemos así mismo que Jesús recomienda a Santa Faustina rezar el Vía Crucis antes del rezo de la Coronilla, ya que rezando el Vía Crucis cada alma se une mas íntimamente a meditar la Pasión y Muerte de Jesús.

Y aún mas, Jesús le dice que si por sus deberes esto no es posible, al menos entre unos instantes a la Capilla para adorarle en el Santísimo Sacramento, Su Corazón que está repleto de misericordia.

Si bien es cierto que Jesús recibe nuestra oración en cualquier momento en que la realicemos, mientras la realicemos con piedad, amor y pausadamente, también es cierto que el horario de predilección son las tres de la tarde.

Hay muchos hermanos que posiblemente a ese horario estén trabajando, en este caso Jesús se conforma con que se realice la oración en otro tiempo durante el día, pero también hay hermanos que en ese horario están desocupados y para ellos es este llamado de las tres de la tarde.

Muchas veces digo, si estás desocupado a esa hora, ¿Porque no complaces a Jesús?, muchas veces los hermanos que están libres a esta hora, buscan hacerlo en un horario en que estén “cómodos”, pareciera que muchas veces no comprendemos el llamado de Jesús y que anteponemos nuestra comodidad a darle complacencia.

Quizás no meditamos lo suficiente en la importancia de este horario, esa hora, no solo es el tiempo en que se abre la Misericordia de Dios de par en par, sino que es el horario exacto en donde el mal es vencido, en las Palabras de Jesús “Todo esta consumado”, esta el triunfo de Dios sobre el demonio.

Precisamente quienes hacen carne en su vida de rezar a las tres de la tarde, no solo exaltan la Misericordia de Dios, sino que también alejan el mal de su alrededor porque el demonio es recordado de que fue vencido y que no tiene poder alguno sobre nosotros.

Todo esto, sumado a lo que Jesús nos regala en esa hora, debería ser motivo mas que suficiente para entender de que nosotros, tenemos que complacerle por todos los que diariamente no lo hacen.

Ante un mundo que diariamente piensa mas en pecar que en complacer a Dios, que ve mas su comodidad que en dar algo de si para Dios, deberíamos sentirnos privilegiados de poder, al menos en algo complacer a Jesús aceptando este compromiso.

Lógicamente si alguna poderosa razón nos impide rezar en este horario, estamos disculpados por el mismo Jesús, claro está, que la telenovela, facebook o razones similares no son poderosas razones para no rezar a las tres de la tarde.

De mi parte, creo que jamás deberíamos dejar pasar una oportunidad de agradar a Dios, ya que en El comenzamos y en El terminaremos tarde o temprano, por consiguiente debemos entender que Dios debe ser lo mas importante para cada uno de los que nos llamamos, Hijos.

Mis queridos hermanos, el mundo disfrazado de bien, muchas veces nos distrae de las cosas que son esenciales para nuestras almas, bastaría detenernos un momento y meditar bien nuestras prioridades ya que en ellas tendremos un resultado anticipado de nuestro final, con Dios o si El, eternamente.

Te invito en este día a rezar la Coronilla a la Divina Misericordia, pidiendo perdón a Dios por las veces que lo posponemos por todas las demás cosas, y también pedirle que sane nuestra alma para que pueda ser libre y así mas entregada a El.

Dios este contigo!!
Javier Ils

Déjanos tus comentarios en el formulario que está al pie de esta página, gracias.

 

1 comentario

  1. Todos deberianos rezar la coronilla de la misericordia es la oracion mas bella que hay en el amor a Dios.

Deja un comentario

Your email address will not be published.