«

»

Ago 13 2016

N° 610 Despues de cada conversación con el Señor mi alma es singularmente fortalecida

66407412

En el número 610 del Diario, Santa Faustina nos dice lo siguiente: “Después de cada conversación con el Señor mi alma es singularmente fortalecida, una profunda calma reina en mi alma y me hace tan valiente que no temo nada en el mundo; tengo un solo temor, el de entristecer a Jesús”.

Santa Faustina tenía la Gracia y Regalo del Cielo de que podía ver y hablar con Jesús, mas este bello acto no la eximía de que también debía estar en oración unida a El.

Ella nos muestra que en la conversación (la oración también es conversar con Jesús), su alma era fortalecida por Jesús, esto ocurre porque el alma siente esta particular unión con El y al ser tan estrecha esta relación el alma es reconfortada y por consecuencia fortalecida.

Muchas almas en el mundo no quieren acercarse a la oración y por ello las fuerzas cotidianas para afrontar cualquier dificultad diaria, van decayendo, es por ello que las mayorías de las pruebas no pueden sobrepasarse si no hay oración.

La oración es el alimento del alma, es el motor que aviva la fe al igual que una brasa es avivada por el aire, podríamos decir que la oración es el aliento de vida del alma, por la cuál esta es reavivada en su fe.

Así mismo nos dice Sor Faustina que después de su encuentro con el Señor una gran calma reina en su alma, al punto tal que nada puede hacerla titubear, esta calma y paz sin duda ayuda a que el alma esté templada para soportar todo lo que pudiera venir, y además añade que se siente tan valiente que a nada en el mundo le teme.

¡Cuantas gracias nos perdemos a diario por no instruirnos debidamente!, por ello siempre decimos que el Diario de Santa Faustina es perfecto como guía para toda aquella alma que desea crecer en calidad y santidad.

Muchas veces sufrimos en demasía por nuestra escasa unión con Jesús y no porque El no quiera acercarse a nosotros, sino porque nosotros buscamos alejarnos de el por el pecado.

Por ello la oración, este dialogo personal con Jesús, es el puente que nos vuelve a unir con El.

Siempre digo a mis hermanos, que el momento que dedicaremos a la oración aunque sea breve debe ser intenso, de una completa entrega de nosotros para con Jesús, ya que El en ese preciso momento se entrega a nosotros totalmente.

Por ello debemos disponer de que este tiempo que le dediquemos sea sin ningún tipo de distracciones, sin otra ocupación ni preocupación, ya que aunque tan solo sean cinco minutos al día, los mismos deben ser excelentes.

Si nosotros comenzamos a actuar de una manera entregada en nuestra oración, pronto podremos ver los abundantes frutos que esta dará, y seremos ampliamente bendecidos.

No dejes de rezar jamás, esta es la forma mas estrecha e íntima que tenemos para estar unidos a Jesús.

Te invito a que en este día recemos juntos la Coronilla a la Divina Misericordia pidiendo a Jesús nos haga mas constantes y entregados a la unidad con El por medio de la Oración.

Que Dios este contigo!!
Javier Ils

Déjanos tus comentarios en el formulario que esta al pié de esta página, muchas gracias!!

1 comentario

  1. Luisa Julia

    Gracias DIVINA MISERICORDIA,por la paz que dejas en mi,después de cada encuentro contigo amén.
    Gracias Javier,bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>