N° 146 A través de la oración el alma se arma para enfrentar cualquier batalla

La Oracion

En el número 146 del Diario de Santa Faustina ella nos relata lo siguiente: “La oración. A través de la oración el alma se arma para enfrentar cualquier batalla. En cualquier condición en que se encuentre un alma, debe orar. Tiene que rezar el alma pura y bella, porque de lo contrario perdería su belleza, tiene que implorar el alma que tiende a la pureza, porque de lo contrario no la alcanzaría, tiene que suplicar el alma recién convertida, porque de lo contrario caería nuevamente, tiene que orar el alma pecadora, sumergida en los pecados, para poder levantarse. Y no hay alma que no tenga el deber de orar porque toda gracia fluye por medio de la oración.

Queridos hermanos como podemos ver en este escrito de Santa Faustina, ella nos habla sobre la importancia de la oración en todos los estados del alma.

Nos relata así que el alma pura debe permanecer en oración para no perder esa belleza, la belleza del alma pura procede de la gracia directa de unión con Dios de cada alma, esa pureza se mantiene viva porque se bebe directamente de la fuente de Misericordia que es Dios.

También debe orar el alma que tiende a la pureza, si esto no sucede no podrá alcanzarse este estado de gracia.

El alma que recién se ha convertido no debe quedarse dormida en los laureles y ya no rezar, por el contrario debe intensificar la oración y suplicar que este estado de conversión sea permanente, sino el demonio fácilmente hará volver al alma al estado anterior, es como al construir una casa, se deben hacer buenos cimientos, la oración cimienta la conversión.

El alma pecadora debe implorar a Dios en oración para alcanzar la gracia del perdón, se debe acudir al Sacramento de la Penitencia (confesión), para que conjuntamente con la oración pueda levantarse del fango del pecado donde esta sumergida, al principio cuesta el poderse levantar sobre todo si no se tiene la fuerza de voluntad y constancia, pero solo con la oración puede hacerse de otra manera no será posible.

También Santa Faustina nos recalca que todas las almas tienen el deber de orar y rezar, para quienes no comprendan la diferencia orar es hablar con Dios ya sea con palabras propias u oraciones escritas, rezar en cambio es la unidad de varias personas unidas (comunidad) que ya sea en un grupo, hogar o Iglesia se rezan las oraciones escritas como el Santo Rosario, Coronilla, etc.

El alma que no reza diariamente, no está en unidad con Dios, porque esta es la vía por la cuál estamos comunicados con El.

No sirve que solo recemos cuando necesitamos ayuda de Dios, ya que esto no es rezar, es pedir, y muchas veces confundimos pedir con rezar.

Debo ofrecer mis oraciones diariamente a Dios, dentro de la oración puedo incluir agradecimientos y peticiones, pero la oración no solo debe componerse de agradecimientos y peticiones sino que debe esencialmente tener un diálogo con Dios ya sea contándole con mis palabras como estoy, como me siento, u oraciones escritas las cuales ofrezco para mi crecimiento espiritual.

El alma que no reza es presa fácil del demonio, ya que no está fortalecida y por consiguiente difícilmente podrá resistir los ataques de este y cae de forma fácil en tentaciones constantes.

Cuando una persona, familia, grupo, etc. no rezan, aparecen los pleitos, divisiones, peleas, separaciones, y distintas carencias incluidas las económicas. La oración fortalece a tal extremo que tanto en lo espiritual, físico y económico se notan los cambios.

Jesús nos recuerda en el Evangelio: “Busca primero el Reino de Dios y Su Justicia y todo lo demás vendrá por añadidura”, confiando en Su Palabra comprendemos que la oración es el encuentro entre el alma y Su Creador por consecuencia todo lo demás vendrá como fruto de esta unión con Dios.

Te invito en este día a rezar la Coronilla a la Divina Misericordia, pidiendo a Jesús nos ayude a sustanciarnos en la oración y en el aumento de nuestra fe. Amen.

Dios te bendiga!!
Javier Ils

Déjanos tus comentarios en el formulario al pié de esta página, gracias!!!

2 comentarios

    • María Inés Bejarano Peña on agosto 6, 2016 at 7:47 am

    Deseo obtener el diario de Santa Faustina y una Biblia pequeña con letra grande. Biblia de verdad verdad. Tengo una muy grande y hay apartes que habla de Jehová, y no me convenció. Mil gracias y Dios les siga bendiciendo.

  1. Muy bello leer el diario de San Faustina le llega al Corazon. Que palabras hermosas. Que concejos que nos da, vmos aprendiendo. Gracias a Dios por este maravilloso regalo de la Divina Misericordia hacia Nosotros pecadores.

Deja un comentario

Your email address will not be published.